jueves, 22 de diciembre de 2011

CONFERENCIA DE PRENSA....DIFUNDIR

FAVOR DIFUNDIR....VIERNES 23 DE DICIEMBRE

CONFERENCIA DE PRENSA EN TRIBUNALES DE

JUSTICIA...11:00 hrs....DIFUNDIR Y ASISTIR....HOY MAS

QUE NUNCA FIN AL DESTIERRO AHORA....

martes, 20 de diciembre de 2011

INFORMACIÓN IMPORTANTE

  • INFORMACIÓN IMPORTANTE
    Hoy concedieron la apelación del recurso de amparo en favor de Hugo Marchant y remitieron el expediente ante la Corte Suprema para que lo analicen. Estaremos pendientes para cuando lo coloquen en tabla dentro de esta semana para presentarnos en los alegatos.....FAVOR DIFUNDIR.....POR EL FIN AL DESTIERRO AHORA

martes, 6 de diciembre de 2011

Recurso de amparo es declarado admisible¡¡¡

Claudia, desde el tribunal nos informa que el recurso de amparo en favor de Hugo Marchant fue declarado admisible. La sala está pidiendo informes a los Ministerios de Justicia e Interior, y a la PDI para que expliquen su proceder en la expulsión de Hugo, contraviniendo la orden emanada del juez de fuero Joaquín Billard.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Nos escribe Hugo Marchant desde Argentina

Hoy, lunes 5 de diciembre, nos llegó este Informe sobre las jornadas de lucha por ¡El Fin Al Destiero Ahora!, escrito por Hugo Marchant Moya.javascript:void(0)

1.- El dia 29 de noviembre a las 11:30 de la mañana estábamos aterrizando en la loza del aeropuerto Arturo Merino Benítez de Santiago de Chile, y procedimos a continuar con el proceso de ingreso y control policial.

2.- En el momento de presentar mi pasaporte finlandés en la ventanilla del policía, comienzo a darme cuenta de su sorpresa y comienza a llamar al comisario al lugar. Me doy cuenta que no me estaban esperando.

El comisario sorprendido me pregunta si estoy en conocimiento de “la prohibición de ingreso”, frente a lo cual respondo:

-Se perfectamente lo que usted ve en esa pantalla, yo estoy viajando con mis familiares, mi hija y su pareja, además de una amiga de nuestro comité. Afuera hay un par de cientos de personas esperándome, un abogado está esperando al otro lado de esta muralla, y mi otro abogado esta tramitando en los tribunales una autorización de ingreso por razones humanitarias. Y, además, esta próxima semana está viajando mi esposa y mi hijo para que tengamos un encuentro familiar en Chile.

El comisario, de manera gentil, me pide que le acompañe al despacho de la guardia. Me explica que no estoy detenido, que por favor tome asiento, que él debe cumplir de acuerdo a los rigores del caso, facilitando el ingreso de la abogada Alejandra Arriaza. Además, el comisario acepta a que yo sea visitado por amigos y familiares. La abogada Margarita Peña ingresa y personalmente me acompaña mientras estoy en esas dependencias.

3.- Una primera dificultad fue que no se encontró al Ministro de Fuero de la Corte de Apelaciones en su oficina, pero prometió recibir este caso al día siguiente, a las 9:00 de la mañana.

4.- En el Parlamento, el Diputado Hugo Gutiérrez, miembro de la Comisión de Derechos Humanos, convoca a la Comisión a reunirse con carácter de urgencia, la cual toma un acuerdo por unanimidad: Solicitar al Ministerio del Interior lo siguiente:

a) Permitir el ingreso de Hugo Marchant al país.

b) De no ser así, que permita que Hugo Marchant espere en el aeropuerto la decisión del Ministro.

El subsecretario, Rodrigo Ubilla, respondió a la petición con un rotundo No, y por lo tanto policía internacional organizó mi viaje de regreso a Buenos Aires.

5.- Cuando ya estaba arriba del avión, me di cuenta que estaba muy contento y que me sentía con mucha fuerza, a pesar que ya hacia varios días que apenas había dormido apenas cuatro horas debido al trabajo que implicaba esta campaña. Por primera vez después de haber iniciado el viaje al Destierro me estaba enfrentando nuevamente al Estado para exigir el derecho a vivir, luchar y morir en mi país, estábamos exigiendo la legitimidad de una reivindicación como es poner fin al destierro.

Muchos compañeros y compañeras, amigos del comité estaban apoyando esta “accion directa”. Esto estaba claro ¡Al próximo día debía volver nuevamente!

6.- A la llegada al aeropuerto de Ezeiza, de Buenos Aires, me esperaba un compañero que me llevó a su casa, al día siguiente, a las cinco de la mañana, estaba comprando un pasaje con destino a Santiago de Chile, y estaría llegando nuevamente a las 11:30.

7.- Cuando el avión aterrizo, encendí el teléfono y había un mensaje de mi hija, quien feliz me comunicaba que el Juez había otorgado 15 días de permiso para permanecer en el país.

8.- Cuando estoy en la cola para el control de pasaporte me doy cuenta de la presencia de muchos policías que me buscaban y, nuevamente, gentilmente me indican que debo acompañarles al avión de regreso que salía en una hora más. El tipo tiene una tranquilidad insidiosa y provocadora. Le comunico que hay un permiso del Juez, por qué actúan así. Frente a lo cual me dice: A nosotros no nos ha llegado nada, por lo tanto usted se va. Yo llamo a Alejandra, mi abogada, y le comunico de los hechos, frente a lo cual busca al Prefecto de la Policía Internacional del Aeropuerto, con el cual negocia la nueva situación. Faltando diez minutos para embarcarse al avión el tipo que me retenía decide caminar conmigo al despacho de la guardia.

Esta vez no permite la visita de nadie, solamente Alejandra puede ingresar, pero de manera muy restringida, aunque oficialmente no estoy “DETENIDO”, en los hechos sí lo estoy, y aislado físicamente.

Policía Internacional, una vez que reciben el documento a través del conducto regular, manifiestan inmediatamente su decisión de no acatar la orden del Ministro de Fuero de la Corte de Apelaciones, Joaquín Billard.

9.- A las cinco de la tarde me llevan al avión de regreso nuevamente, y nuevamente entregan mi pasaporte finlandés al encargado de seguridad del avión, para que éste se lo entregue a la Policía Internacional de Argentina adjuntando al documento varios documentos, entre los cuales vi mi foto y mi prontuario policial.

Cuando llegamos al aeropuerto de Ezeisa solicito al policía mi documento, que de manera muy sorprendida me pregunta qué está pasando. Le cuento rápida y claramente de qué se trata, y como repuesta me entrega generosamente el documento y me desea buena suerte.

10.- Afuera del aeropuerto busque un lugar donde fumar un cigarrillo, y me imaginaba la indignación y la rabia que sentían los compañeros y compañeras del Comité Fin Al Destierro Ahora. Los periodistas, sus cámaras y a mi hija, enrostrándole a la Policía en sus dependencias su arbitrariedad, y su desfachatez al no acatar la orden de un Ministro del Poder Judicial.

Me imaginaba, y tanta alegría sentía la valentía y coraje de los miembros del Comité, y reflexionaba: Así lucha el Pueblo cuando siente la justeza de una lucha, es decidida y lo entrega todo, todo!!

Entonces comprendí que estas dos jornadas de lucha estaban llenas de éxito, tenemos instalada nuestra demanda en la escena política. La Policía Internacional responde las ordenes del Presidente de la República a través del Ministerio del Interior, esta ocurriendo lo mismo que con la criminalización del Movimiento Estudiantil, el Gobierno está tratando insistentemente en subordinar al Poder Judicial, frente a lo cual los jueces defienden “el Estado de Derecho”.

Cuando llego a mi casa y abro la Internet me doy cuenta que la noticia de los hechos ha sido desplegada con amplitud en la prensa y en las redes, y también la noticia está en Finlandia y en otros países.

Hemos dado un gran paso, nuestra campaña ya no es sólo una consigna y una demanda, es una lucha que está instalada en el escenario político, es una lucha que está instalada en el centro del Estado y tendrán que dirimir la contienda entre el Gobierno y el Poder Judicial.

11.- El viernes 2 de diciembre se presentó el Recurso de Amparo en la Corte de Apelaciones, y fue acogida con carácter de urgencia e inmediatamente por oficio se solicita antecedentes y cuenta de la decisión de Policía Internacional frente a estos hechos.

12.- Una sorpresa, el Instituto de Derechos Humanos respondió ahora nuestra carta que le enviamos hace varios meses. Sin comentarios por ahora.

13. Hoy, Lunes 5 de diciembre, está iniciando el viaje con rumbo a Chile mi Compañera, Silvia Aedo, y mi hijo Juan Manuel.

14.- Hoy y mañana esperamos la respuesta de la Corte.

15.- Ayer se cortó la luz en el sector donde vivo, aproveché de dormir. Hoy escribo cartas y pienso tranquilamente y trato de imaginarme el tercer viaje a Chile.

Finalmente quiero señalarles y recordarles que cuando iniciamos esta campaña fue pensando en la nueva situación política que abrió el movimiento estudiantil con su lucha aguerrida, y pensamos en aquel instante que la mejor forma de solidarizar con la lucha de nuestros jóvenes estudiantes era justamente llevando las reivindicaciones propias al plano de la lucha, y como debieran hacerlo todos los sectores sociales, hasta que la lucha del Pueblo sea una sola.

Con esta lucha solidarizamos y respaldamos la lucha del Pueblo Mapuche.

Con esta lucha llamamos a las organizaciones de Derechos Humanos de los tiempos de la Dictadura a levantar sus banderas y hacerlas nuevamente como propias del Pueblo desde donde nunca debían haber salido, y además de manifestar con rotundo rechazo a la Impunidad, y que sea en la calle en la lucha social y política decir: Ni perdón ni olvido. No a la impunidad.

Con esta lucha solidarizamos en la Lucha por la Libertad de todos los Presos Políticos que son cerca de un centenar y que en su mayoría son compañeros mapuches.

¡La lucha Continúa!

Hugo Marchant Moya

Buenos Aires 5 de diciembre de 2011






COMUNICADO DEL CODEPU

COMUNICADO PUBLICO

La Corporación de Promoción y Defensa de los Derechos del Pueblo, CODEPU informa por este medio que Hugo Marchant Moya, ciudadano chileno, que cumple pena de extrañamiento en Finlandia, con esta fecha ha regresado a su patria:

1. Hugo Marchant Moya, ex mirista fue detenido el año 1983 bajo la dictadura militar, permaneciendo 9 años en prisión hasta 1992, fecha en la cual bajo el gobierno de P. Aylwin A., se le conmutó la pena de prisión perpetua por la de extrañamiento.

2. Durante los años de prisión política Hugo Marchant M., detenido por la Central Nacional de Informaciones, CNI, fue objeto de tortura física, psicológica, biológica y otros vejámenes que pusieron en riesgo su vida en numerosas ocasiones. Luego, de un largo proceso, fue, condenado por diversos actos, calificados de acuerdo a la ley antiterrorista Nº 18.314, a la pena de presidio perpetuo.

3. Después de 19 años de extrañamiento, Hugo Marchant Moya se encuentra amenazado y privado del derecho a la libertad personal al no permitírsele, como nacional del Estado de Chile, el reingreso al territorio patrio desde el extranjero. Al llegar los años noventa, como salida política para quienes se encontraban cumpliendo prisión por hechos ocurridos en la dictadura, vía indulto particular, se le conmutó las sanciones impuestas por la pena de extrañamiento. En aquel momento, tal mecanismo posibilitó la libertad de un grupo de chilenos especialmente golpeados por la represión política. El Presidente de la República, Sr. P. Aylwin A., indultó, previa reforma del artículo 9º de la Constitución, obtenida a través de la ley Nº 19.055. Tal ley permitió el indulto presidencial respecto de hechos calificados como terroristas cometidos antes del 11 de marzo de 1990. Con la autorización entregada, por el Presidente de la República procedió a dictar el Decreto de Indulto Presidencial Nº 1385, fechado 13/10/ 92, en que se conmutó el presidio perpetuo por la pena de 20 años de extrañamiento.

4. La pena del extrañamiento a que ha sido sometido Hugo Marchant Moya y otros connacionales, resulta muy difícil de sobrellevar para una persona que desea profundamente vivir en Chile.

Exigimos al Estado de Chile, cumplir la Convención Americana de Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa Rica) que prescribe en su artículo 22 Nº 5 que "Nadie puede ser expulsado del territorio del Estado del cual es nacional, ni ser privado del derecho a ingresar en el mismo".

Exigimos cumplir el pronunciamiento del Pacto de Derechos Civiles y Políticos al disponer en su artículo 12 Nº 4 que "Nadie podrá ser arbitrariamente privado del derecho a entrar en su propio país".

Ambos tratados internacionales se encontraban vigentes al momento de decretarse la pena de extrañamiento tal como lo siguen estando hasta esta fecha, en que se niega el derecho de ingreso al país.

Solicitamos al Estado de Chile, admitir el ingreso al país de Hugo Marchant Moya para que de esa forma, se pueda restablecer sus derechos.

Santiago 30 de Noviembre de 2011


RECURSO DE AMPARO EN FAVOR DE HUGO MARCHANT

SECRETARIA CRIMINAL RECURSO DE AMPARO EN LO PRINCIPAL: RECURSO DE AMPARO; EN EL OTROSI: SOLICITA OFICIOS; EN EL SEGUNDO OTROSI: ACOMPAÑA DOCUMENTOS; Y EN EL TERCER OTROSI: SE TENGA PRESENTE. ILMA. CORTE DE APELACIONES DE SANTIAGO

ALBERTO ESPINOZA PINO, cédula de identidad Nº 6.454.769-0, abogado y MARIA ALEJANDRA ARRIAZA DONOSO, cédula de identidad Nº10.323.902-8, abogada, ambos domiciliados en Amunátegui 277 piso sexto, comuna de Santiago, a US., Iltma, respetuosamente digo:

Interponemos recurso de amparo a favor de HUGO JORGE MARCHANT MOYA, cédula de identidad Nº6.979.808-K, en contra de la Policía Internacional de Chile, domiciliada en Morandé 672 comuna de Santiago, por restringir su libertad personal de forma ilegal y arbitraria, de acuerdo a los fundamentos de hecho y de derecho que pasamos a exponer:

En el año 1992 el señor Marchant Moya, se encontrado privado de libertad en la Cárcel Pública condenado a presidio perpetuo, tras ser condenado por la Justicia Militar y la justicia civil, permaneció en esa condición 10 años, con la publicación de las llamadas Leyes Cumplido, fue beneficiado en su calidad de ex prisionero político, conmutándosele esas condenas a la pena de extrañamiento, firmando el decreto de indulto respectivo, el señor Presidente de la República don Patricio Aylwin en el año 1992, cuya copia acompañamos.

En el mencionado Decreto, se le condenó a la pena de 20 años de extrañamiento por la causa seguida ante el Segundo Juzgado Militar de Santiago, Rol Nº 320-185, actualmente sustanciada bajo el Nº 24.087-2003 de la Iltma. Corte de Apeciones de Santiago, ante el Ministro de Fuero Joaquín Billard, y el resto de las penas que recaían sobre él, de acuerdo al propio decreto de indulto, se fijaron en cinco años de extrañamiento. Manteniendo otras inhabilidades.

El mismo Decreto 1385, del año 1992, señala la forma que ellas se cumplirían, expresamente dispone que primero cumpliría la pena menor de cinco años y a continuación y en forma sucesiva, debía cumplir la pena de extrañamiento de 20 años.

Es del caso, que en el propio Extracto de Filiación y Antecedentes Penales correspondiente al Señor Marchant Moya, consigna que todas las causas seguidas en su contra fueron conmutadas en virtud del Decreto Nº1385 de fecha 13 de octubre de 1992.

Entendemos que, de acuerdo a lo expuesto precedentemente, el señor Marchant Moya habría cumplido en el año 1997, la pena de extrañamiento que se fijaron en cinco años, y solo actualmente estaría cumpliendo la pena de veinte años correspondiente a la causa Nº24.087-2003 ex Rol Nº320-1985 del Segundo Juzgado Militar. Actualmente radicada ante Ministro de Fuero Joaquín Billard.

Como señala el Oficio Nº392/2011, emanado del Ministro de Fuero don Joaquín Billard, “se autoriza el ingreso por el lapso de 15 días al señor Marchant Moya, suspendiendo la pena de extrañamiento que pesa en su contra”, esta decisión la adopta el señor Ministro por razones humanitarias, dentro de sus facultades legales, pues lo hace, en su calidad de Juez Ejecutor de pena, mediante el documento dirigido al señor Jefe del Departamento de Policía Internacional de la Policía de Investigaciones.

Esta orden judicial, no fue acatada, ya que habiendo recepcionado el mencionado oficio, se mantuvo al señor Marchant Moya en el Aeropuerto de Santiago, desde las 11:30 a las 18:00 horas, momento en el cual se le ordena abordar un avión con destino a Buenos Aires.

Sin explicación clara, ante nuestra consulta, respecto de quien adoptó esta medida ilegal y arbitraria, nos dijo el Prefecto Melo, que la decisión fue adoptada por el Jefe Nacional de Extranjería, mientras que otro funcionario de la Policía de Investigaciones, señaló a los familiares, y ante diversos medios de comunicación, que la orden de expulsar al señor Marchant Moya, emanó de la Subsecretaria del Ministerio de Justicia con victo de aprobación del Presidente de la República.

Claramente, se está desacatando la decisión del Poder Judicial, atentando contra un principio básico de Estado de Derecho, ya que encontrándose en cumplimiento de una pena, corresponde al Juez Ejecutor, pronunciarse al respecto, es facultad del Poder Judicial, y no a la autoridad Administrativa o de otro poder del Estado.

La Policía de Investigaciones debió dar cumplimiento a lo resuelto sin más trámite y sin poder calificar su fundamento u oportunidad, ni la justicia o legalidad de la resolución del Ministro de Fuero don Joaquín Billard. Es del caso, que el señor Marchant Moya, ha visto restringido su derecho a la libertad de desplazamiento, ocasionándole diversos perjuicios, en dos oportunidades ha sido enviado a Argentina, restringiendo su libertad durante varias horas, prohibiendo el ingreso autorizado. Es imperioso restablecer el imperio del derecho a la brevedad, es por ello, que nos vemos en la necesidad de recurrir ante este Tribunal para que cese la perturbación ilegal y arbitraria a sus derechos.

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 19 Nº 7 letra A la CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LA REPÚBLICA, “La Constitución asegura a todas las personas: El derecho a la libertad personal y a la seguridad individual.

En consecuencia: Toda persona tiene el derecho de residir y permanecer en cualquier lugar de la República, trasladarse de uno a otro y entrar y salir de su territorio, a condición de que se guarden las normas establecidas en la ley y salvo siempre el perjuicio a terceros;”

Por su parte el artículo 21 inciso final otorga la posibilidad de recurrir de amparo a favor de toda persona que ilegalmente sufra cualquier otra privación, perturbación o amenaza en su derecho a la libertad personal y seguridad individual.

POR TANTO, en virtud de lo expuesto y dispuesto en el artículo 19 y 21 de la Constitución Política de la República, los tratados internacionales sobre derechos humanos que por vía del artículo 5º inciso 2º forman parte del contenido material de la Constitución, y el Auto Acordado sobre el Recurso de Amparo y las demás normas pertinentes,

RUEGO A US., ILTMA. Tener por interpuesto Recurso de Amparo a favor del señor JORGE HUGO MARCHANT MOYA, solicitar se informe de inmediato a la Policía Internacional de Chile, para que cese la PROHIBICIÓN DE INGRESO A NUESTRO PAÍS, POR EL LAPSO DE TIEMPO AUTORIZADO, acogiendo este amparo, Y comunicándose por la vía más expedita.

PRIMER OTROSÍ: Sírvase Usía, Iltma., oficiar a:

a.- La Policía Internacional de Chile, para que emita informe a la brevedad al tenor del presente recurso

b.- Al Ministerio de Justicia.

SEGUNDO OTROSI: Solicito a S.S. Iltma., tener por acompañados los siguientes documentos:

a.- Oficio Nº 392/2011, que suspende el cumplimiento de la pena de extrañamiento del señor Moya Marchant, de fecha 01 de diciembre de 2011, suscrito por el ministro de Fuero Joaquín Billard Acuña.

b.- Copia de extracto de Filiación y Antecedentes del señor Marchant Moya.

c.- decreto Nº 1385 de fecha 13 de octubre de 1992, firmado por el señor Presidente Patricio Aylwin Azocar.

TERCER OTROSI: SÍRVASE S.S. ILTMA., tener presente que en nuestra calidad de abogados habilitados actuaremos en esta gestión, indistintamente, en forma conjunta o separadamente.

Javiera Marchant y Alejandra Arriaza, presentan el recurso.

Hugo Marchant: Desterrado chileno en ‘democracia’ trata de volver. Lo han expulsado dos veces.

Jorge Hugo Marchant Moya, dice que va a volver a hacer un tercer intento de ingresar al país, la próxima semana. Una resolución de la Corte de Apelaciones fue desestimada por la Policía de Investigaciones y los abogados redactaron un recurso de amparo mediante el cual piden que les llegue el informe oficial y la instrucción escrita de por qué se desacató esa orden del ministro de Fuero, Joaquín Billard Acuña.

“Tenemos dos versiones -dijo la abogada Alejandra Arriaza-, una del prefecto Melo, quien informó que lo expulsaban producto de una decisión mayor que emanaba del jefe nacional de Extranjería de la PDI, y otra del comisario Luis Avilar, quien señaló al Ministerio de Justicia como el responsable”, informó la abogada. Las dos, desconocen la competencia de uno de los poderes del Estado.

“¡No estamos hablando de los criminales de la dictadura! ¡Estamos hablando de personas que lucharon CONTRA la dictadura! ¡Hablamos de personas que fueron condenadas basándose en declaraciones sacadas bajo tortura!”, le gritaba descontrolada una mujer a tres funcionarios de la Policía de Investigaciones (PDI) comandados por el comisario Luis Avilar, dentro de las instalaciones que tienen en el Aeropuerto Arturo Merino Benítez, de Santiago.

Una treintena de familares, amigos, compañeros, pertenecientes al Comité Fin al Destierro Ahora, acompañados de CNN Chile, Telesur, y El Ciudadano, esperaban que por primera vez en ‘democracia’, Marchant pudiera abrazarse con ellos en tierra chilena. Hasta el doble del presidente Allende se apersonó en el aeropuerto. La expectativa era grande y positiva desde las 11 de la mañana, cuando una resolución judicial le autorizó el ingreso al país. Poco antes, cuando faltaban unos minutos para las 5 de la tarde del jueves 1 de diciembre cuando el prefecto de la PDI, de apellido Melo, había asegurado que Hugo Marchant Moya no sería expulsado del país, a los representantes de la treintena de familiares y amigos del ex militante del MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria), retenido desde las 11 de la mañana, cuando arribó a Santiago.

Pero estaba ad portas de ser expulsado de Chile por tercera vez en su vida. Las últimas dos, ocurrían en menos de 36 horas.

La primera vez que expulsaron a Marchant, fue cuando lo condenaron a vivir un destierro en Finlandia. Eso pasó 19 años antes, cuando el Presidente de la época, Patricio Aylwin Azócar, firmó un decreto que autorizaba la expulsión, de la tierra que los vio nacer, de unos 33 prisioneros políticos de la dictadura y los mandó a diferentes países de Europa. La figura que aplicó el demócratacristiano estaba contemplada en las llamadas Leyes Cumplido: Se les pidió a luchadores en contra de la dictadura, prisioneros en las mazmorras dictatoriales, que firmaran una solicitud de “autoextrañamiento” (exilio), para que sus condenas a 5, 10, 12, 15, 20, 25 y 40 años de cárcel, cuando no una perpetua, fueran conmutadas por un destierro. Pueden elegir, les dijo el Gobierno Aylwin, el primero de la anhelada democracia: “Se quedan en la cárcel cumpliendo condena o se van a disfrutar de la libertad en un país europeo”, con cuyos gobiernos se establecieron convenios. Hugo Marchant Moya era uno de ellos.







Luis Avilar de la PDI










BREVE RECUENTO DE LA DEMOCRACIA QUE DESTIERRA
Marchant había sido condenado a la pena de muerte por un tribunal militar que lo declaró culpable del atentado con resultado de muerte en contra del intendente de Santiago, designado por el dictador Augusto Pinochet, general en retiro Carol Urzúa. Hecho que aconteció la mañana del 30 de agosto de 1983.

El proceso del mirista no contó con casi ninguno de los requisitos para un debido proceso –ser juzgado por un tribunal civil; derecho a la legítima defensa, con igualdad de condiciones frente a sus acusadores; se le interrogó aplicando tortura, testimonio que fue considerado para declararlo culpable, etcétera, etcétera, etcétera). Lo mismo ocurrió con cientos de personas. Había más de 400 encarceladas cuando asumió Patricio Aylwin.

La nueva democracia no cumplió con la promesa de resolver con justicia el tema de la prisión política. Nadie salió en libertad. Todas las personas que fueron encarceladas por la dictadura por motivos políticos siguieron teniendo sus papeles manchados, y les pesa una marca como si hubiesen sido delincuentes. Eso, al parecer, fue parte de las negociaciones de la transición. Pinochet seguía siendo comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y el ruido de las botas seguía marcando el paso de la institucionalidad chilena.

“En mi familia, cuando tomaron preso a mi papá, la tortura la sufrimos todos, de alguna manera”, dijo Javiera Marchant Aedo, hija de Hugo, quien viajó desde Finlandia junto al ex mirista para reencontrarse con el país que dejó a los nueve años. “Yo aprendí a caminar en la cárcel, cuando lo iba a visitar. Ya es hora de que terminen con este castigo. Nosotros exigimos el derecho de caminar juntos y libres por las calles de Santiago”, enfatizó la joven de 28 años.

El grupo de prisioneros y prisioneras políticos acusados de los llamados “hechos de conciencia” fueron puestos en la calle con beneficios carcelarios. Es decir, se les marcó como culpables, pero podrían salir de la cárcel firmando en las noches, con reclusiones nocturnas por un periodo, firma dominical, entre otras.

Quienes habían sido condenados por los llamados “hechos de sangre”: Atentados a personeros de Gobierno, militares y en contra del mismo dictador; fueron sometidos a ese trance entre la libertad en el exilio, o la prisión en el país.

“Nosotros pensamos que eso iba a durar un par de años, y tuvimos una fuerte discusión al interior de la cárcel por si aceptábamos o no ese ofrecimiento que nos parecía injusto”, declaró Héctor Maturana, uno de los acusados de disparar contra la comitiva dictatorial, en el atentado a Pinochet en 1986.

Maturana también fue torturado, como Marchant, según consta en el Informe sobre prisión política y tortura, realizado por la Comisión conocida como Valech, que además ordenó que el Estado debe reparar con un sueldo mensual (que bordea los 150 mil pesos) y asegurar becas de educación para sus hijos e hijas. Y también está condenado a esperar unos años más para tener el derecho de pisar suelo chileno.

También hubo quienes optaron por no aceptar ninguno de los ‘beneficios’ que ofreció el Estado a modo de resarcimiento con sus torturados.

“Todo esto se pudo resolver con un decreto presidencial, porque fue un decreto presidencial el que los mandó al exilio”, explica la abogada experta en temas de derechos humanos, Alejandra Arriaza, quien además representó a Maturana (ex militante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez), residente en Bélgica; y a otro desterrado, Jorge Escobar (ex militante del Mapu Lautaro), quien vive en Noruega.

Alejandra Arriaza rodeada de gente


EN EL AEROPUERTO, SE TOMARON LA PDI

A las 5 de la tarde, menos de cinco minutos después que el prefecto Melo le dijera que Marchant no sería expulsado, sonaba el teléfono de Javiera. Era su padre, retenido en las oficinas policiales, con medio pie en suelo chileno y medio pie en suelo internacional: “¿Cómo papá? ¿Qué te están subiendo al avión?”…

Hubo un silencio afuera de la puerta controlada por un portero electrónico. La treintena de personas agrupadas en el Comité Fin al Destierro Ahora (Fada), comenzaron a gritar y golpear la puerta. “¡¿Por qué mienten?! ¡Bájenlo del avión!”.

Horas antes el mismo vocero de la Secretaría General de Gobierno, el militante de la Unión Demócrata Independiente (UDI) Andrés Chadwick, había declarado que si llegara una autorización judicial el Ejecutivo no podría oponerse al ingreso. Su palabra no pesó un ápice a la hora de exulsarlo.

Se abrió la puerta y dos policías trataron de impedir el acceso, pero la gente empujó y en dos minutos estaban frente a tres funcionarios de la PDI, quienes empujaban y decían que debían desalojar. Un equipo de Telesur y de CNN, además de la grabadora de El Ciudadano comenzaron las preguntas, en un ambiente de tensión. Llegaban más funcionarios haciendo una cadena para que no llegaran a otra puerta que conectaba con la losa de donde iba a despegar el avión llevándose a Marchant rumbo a la Argentina.

El comisario Luis Avilar respondió que ellos obedecían órdenes y que no podían pasar por encima de una decisión emanada de una autoridad administrativa.

¡Pero si el ministro Joaquín Billard Acuña –de la Corte de Apelaciones-, firmó una autorización para suspender la prohibición de ingreso por razones humanitarias!, le contestaban.

-¿A cuál autoridad administrativa se refiere?

-Corresponde a un oficio de la subsecretaría de Justicia -Ministerio de Justicia- con visto bueno del Presidente de la República, respondió el funcionario. (Versión que se contradice con lo que luego informó el mismo Melo, quien en ese momento no dio la cara, que decía que era decisión del jefe máximo de la PDI).

-¿Y pueden pasar por encima de una decisión emanada del Poder Judicial? ¿Dónde queda la separación de poderes en un Estado de Derecho?

-Eso no se lo puedo responder, porque no conozco el detalle del documento que me habla.

-¡Pero si se lo estamos mostrando!

La abogada Alejandra Arriaza, había presentado la solicitud el día anterior, recogió el documento en la mañana, y había llevado el original en persona -aunque ya había mandado un fax, al medio día-, para entregarlo a la autoridad policial, con la finalidad de que dejara entrar a Hugo Marchant, pero el poder Ejecutivo disponía otra cosa y en la PDI prefirieron obedecer a ese otro poder del Estado.

Desde Argentina, horas más tarde, Hugo Marchant decía que “en una falsa democracia, como la chilena, no deja de indignar que un equipo jurídico de una de las policías, prefiera pasar por alto la orden de un juez de la Corte de Apelaciones y obedecer al poder Ejecutivo. Eso es no reconocer la separación de los poderes del Estado”, indicó.

“Lo que sentimos es impotencia, mucha rabia, de que nos sigan castigando por haber enfrentado a la dictadura”, dijo una de las cercanas a Hugo Marchant, mientras desalojaban las oficinas de la PDI en el aeropuerto. “No respetan ni una orden emanada de tribunales”, decía la mujer con lágrimas en los ojos.

Y Hugo Marchant agregó que este es un momento muy importante de la historia de Chile; “a mí me interesa más que todas las organizaciones sociales salgan a la calle a manifestar su descontento, que reclamen sus derechos, y que se sumen al reclamo que se debe manifestar con un sistema que nos oprime”, dijo. Dando a entender que el suyo es un problema más de las grandes injusticias que se cometen en el país, ya que el tema de los derechos humanos es un asunto pendiente que no se ha resuelto desde la época de la dictadura.

Por César Baeza Hidalgo.


video